Miércoles , 23 julio 2014

Cachi Ortegón

Carlos César Ortegón, ha sido el único varón de la familia formada por el Teniente(r) Pio Lelio Ortegón (QPD) y Rosita Castro, ella última de ancestros casanareños muy arraigados; Nacido en 1964 y graduado en Derecho “Cum Laudae” connotado jurista litigante que ocupó, además, el cargo de Juez Penal en Yopal; toda una carrera profesional que cambió por el trabajo de llano, las vaquerías, los versos, el poema, el pasaje y el joropo. es el Fundador del Festival ‘El Cimarrón de Oro’ en Yopal tuve la suerte de compartir algunos años de su juventud en Sogamoso, donde fuimos compañeros y vecinos, y por uno de esos azares de la vida fuí invitado a un cumpleaños de su tío el Médico Veterinario (Petapo) Castro (QPD), quien para ese entonces residía en su Hacienda “El Galerón” ubicada en la vía que de Aguazul conduce a Maní en el departamento de Casanare, donde estuvimos en trabajos de Llano y en donde nació la chispa inspiradora de uno de sus primeros poemas: “Mi Soga”; en esa época nó conocia las bondades ni las maravillas de esa tierra bravía llena de cuentos y de leyendas, poseedora de una belleza y tradición incomparables, factores todos ellos que junto con su diario trajinar en la “Manigüa” muy seguramente han influido en la inspiración para el surgimiento de todas las letras presentadas en este disco “Cantos de Monte Azul”, como: “Mi Soga”, “Volveré a trabajar Llano”, etc., cuyas letras están llenas de detalles, versos, fotos, y vocabulario florio como diría un casanareño de ancestro con el mismo Cachi.

Este disco fue patrocinado por la Gobernación de Casanare en el 2004, y es el esfuerzo de muchos artistas de la tierrra Llanera, quienes pusieron lo mejor de sí para la realización de este producto, la inspiración es fruto de la mente fotográfica y prodigiosa hasta el detalle de su autor, y como diría el mismo Cachi: sin más, que comienze el parrando !!!
Una nueva faceta de Carlos Cesar en el Centro Cultural García Marquez- mayo 2009
En la presentación de su libro y el poema popular adaptado al llano del “Tio Tigre, Tio Conejo y el pedazo de queso”, la introduccion con su canción Flor de Cayena…

MI SOGA

Mi soga está en la pared
colgada de un clavo negro
y no es adorno ni olvido
solo es un vivo recuerdo,
es el grito del paisano
“¡ tranquilos, que no lo pelo !”,
la carrera tramoleando,
la mata, el toro violento;
solamente la vivencia
que tuve desde pequeño.
Mi soga tiene su historia
y yo al mirarla me acuerdo
cuando me vine del llano
que la solté del soguero,
la enrollé bien recogía,
me la traje, acá la tengo
y to’avía huele a sabana,
a escobo de paradero,
a mastranto, a barro, a bosta,
huele a botalón quesero,
a sangre de nariciada,
a cola ‘e potro cerdero,
a macollo de arrebiate
con jalón de cachalero,
huele a topia y a chaparro,
y también huele a espinero,
a campanillal tronchao,
a manteca ‘e talladero,
huele a pura tierra llana
aunque poco cayó al suelo.

Mi soga está en la pared
colgada de un clavo negro
tiene veintidós brazadas
y yo la piqué del cuero
del toro sardo puntón
que me mató el sillonero,
y yo mismo la torcí
y la pelé con esmero,
y le dio la suavidad
el templón de un cachalero.
Era la muerte pal toro
que acomodara en su seno
la condena pa’ una vaca,
el dominio pal becerro,
la doma para un potrón
y adorno para un apero.
Hoy no está en el garabato
ni amarrada del soguero,
seguramente ya no es
tan dura como en sus tiempos,
cuando ella escribía mi nombre
mientras volaba en el viento,
cuando trazaba en los palos
humeantes huellas de hierro,
y a todos ponía a maniar
porque enlazaba primero,
y paraba los torones
dando botes de violentos,
y nunca tuvo más nudo
que en su llave el nu’o moreno.

Mi soga está en la pared
voy a ver si la descuelgo
cuantas veces, cuña’o,
no la he tramoleado en sueños.

FLOR DE CAYENA

Flor de Cayena
cayenita de los montes
te abres al viento
como luz de amanecer,
eres adorno
del cabello en la llanera
y en la pradera
le das aroma al caney.

Flor de cayena,
Flor de mi llano,
flor de verano,
flor de mis penas;
flor de cayena
de mi sabana
eres rojita
como una llama,
como la corocorita
que vuela por la sabana,
lo mismo que el marañón
madurito de la rama,
como los labios, los labios,
los labios de aquella dama.

Cayenita te persiguen
el tucusito y la abeja,
y la muchacha en la oreja
te coloca y la persiguen.
Cayena roja
Como luz del horizonte
Cuando el sinsonte
anuncia el atardecer
como la luna
reflejada en el estero
ni el aguacero
podrá apagar a tu arder.

Flor de cayena,
Flor de mi llano,
flor de verano,
flor de mis penas;
flor de cayena
de mi sabana
eres rojita
como una llama,
como la corocorita
que vuela por la sabana,
lo mismo que el marañón
madurito de la rama,
como los labios, los labios,
los labios de aquella dama.

Cayenita te persiguen
El tucusito y la abeja,
Y la muchacha en la oreja
Te coloca y la persiguen.

VOLVERE A TRABAJAR LLANO

Volveré a trabajar llano
Pues no trabajo hace rato
y ahorita es que tengo ganas
de jinetear un potranco,
antojo ‘e jalar un rabo,
deseos de quebrar un cacho
Ilusión de saca’ un lance,
nostalgia ‘e zumbar un lazo,
Quiero escuchar cuentos viejos
bajo el empalma’o de un rancho
y tomar caté cerrero
por ahi a golpe de cuatro,
escuchar sonar charnelas,
relinchos, pitios y cantos,
mientras la cara’e la luna
la quiebra un tropel de cascos.

Levantar un rodeo grande
De los rincones de un bajo,
mirar que una soga pasa
humillando los mastrantos,
sentir enorme en el pecho
el ser de un llanero nato
cuando cerrando un tranquero
‘la el horizonte araguato.

Voy a componer mi apero
a sacudí el guardabasto,
tengo una terca vieja
pero el arricé es novato,
con un pellón dibuja’o,
la manta para frio y cacho,
arciones de cuero crudo
y estribos de pala cargo,
y cargo un freno de gozne
con las riendas de dos gajos,
ya hice un bozal redondo
y un tapaojo ‘e cuero basto,
con un cabresto de crin
matiza’o de negro y blanco,
y del mismo material
la cincha de un jeme de ancho,
ya cargo en la capotera
a mosquitero y curraco,
cargo cachera y también
llevo una suelta de danto,
no llevó pegada soga
porque como voy pa un hato
escogeré la más buena
cuando baje el garabato;
voy amolar mi cuchillo
porque el cuchillo sirve harto
pa’ nariciar un novillo,
pa’ capar un maute flaco,
pa’ marcar los orejanos
con punta ‘e lanza y balazo
y componerle al potrón
la cerda donde arrebiato.

Volveré a mis correderos
pues dicen que po allá falto,
dizque un caballo padrote
‘ta achicao en un matacho,
que no hubo quien lo montara
triste relincha en el patio,
porque le falta en los lomos
un jinete que sea guapo,
Dizque un toro cimarrón
pita en la punta de un banco,
sueña picar una soga
con el puñal de los cachos,
piensa rasgar una manta,
desenredar un chicuaco,
le falta quien lo componga
dándole unos carpetazos.

Dicen que un caño plagoso
va de barranco a barranco
y el gana’o remolinea
asusta’o bajo el chubasco,
el caporal no decide
si esperar a que de paso
pues le falta un cabrestero
bueno po’ el leco y el brazo.

Volveré a trabajar llano,
y pasaré de hato en hato
cuándo harán la reunión
en Bizerta o El Encanto,
Santana, Flor Amarillo,
en Paso Real o El Calvario,
La Borra, La Atravesada,
El Danubio y El Rosario,
en La Veremos me amaño
porque hay potrones bellacos,
buenas bestias en La Aurora
gente recia los blancos,
mañoseras en El Tigre,
en Venecia rodeos mansos,
caballos en San Felipe,
ganao ligero en San Pablo.

Señores aquí estaré
y si este año yo no alcanzo
el otro me voy pa’ Arauca
o pal Apure me paso,
voy a conoce’ esas tierras
y pa’ mostrarles un rato
como es que trabaja llano
un casanareño nato.

EL DIA QUE SE MUERA EL ARPA

El día que se muera el arpa
cuando calle su cuerdero
quedará sin rumbo el cuatro,
sin oficio el maraquero,
sin amiga la bandola,
sin pareja el parrandero,
sin cuerpo ni alma el joropo,
sin condición el coplero;
queda el pajonal sin brisa
y el camino sin viajero,
el caney sin su rochela,
el conuco sin veguero,
los piones sin caporal,
sin trino el cucarachero,
la tinaja sin llenar,
sin bañar el sillonero;
la tonada sin lamento,
el pasaje sin ‘te quiero”,
sin que contar el corrido,
sin porfia Juana Guerrero,
el pajarillo sin leco,
el gabán sin compañero,
el numerao sin cadencia,
el seis sin aire fiestero,
el San Rafael sin revuelta
y sin copla el cunavichero.

El día que se muera el arpa
se enlutará el llano entero,
quedará el hato sin soga
y la soga sin vaquero,
el corral sin botalón,
el botalón sin cerrero,
queda la silla sin potro,
el potro sin corredero,
la sabana sin gana’o
y el gana’o sin cabrestero,
la prima sin declarar,
el bordón sin su golpero,
el diapasón sin cantor,
el baile sin bochinchero,
la camoruca sin flor
sin patrón el canoero,
el pescador sin guaral,
la cuerda sin joropero.

El día que se calle el arpa
cuando muera su cuerdero
ya no tendrá inspiración
el verso del sabanero,
sin voz queda la bravura,
sin tema el amor sincero,
el día que se muera el arpa
se acabarán los llaneros.

Entrevistas

fuente: http://cantosdemonteazul.blogspot.com

Comentarios

Comentarios

2 Comentarios

  1. Cayena Ortegón Escobar

    Cachi es mi padre, mira si quieres el correo de el es cachiortegon@gmail.com o si no su celular es 3134565431.

  2. yadira ortegon

    Como estas Nicolas y Tu mama y tu hermano – soy Yadira ortegon y hoy vimos esto video nos alegro saber de ti y seguiremos en comunicacion Abrazos

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>